El cinturon de seguridad (uso en ciudad)

  Es cierto que el uso del cinturón se va extendiendo en España, y que estamos en la media europea (97%) en lo que a su utilización en autopista y carretera se refiere. Sin embargo, y pese a ser obligatorio desde 1992, aún demasiados españoles «pasan de ir atados» en vías urbanas y plazas traseras, sin tener en cuenta dos premisas incuestionables: primero, en colisiones a baja velocidad es donde resulta realmente efectivo, y segundo, circular sin él en los asientos traseros es tan peligroso como hacerlo en los delanteros, sin contar el riesgo que supone para los de delante el impacto de un «peso suelto».

cinturon

La encuesta realizada por el Real Automovil Club de Cataluña (RACC) sobre la utilización en España del cinturón refleja que todavía 2.500.000 españoles no lo utilizan nunca, y que hay casi un 20 por ciento que lo olvidan en trayectos cortos. Incluso más preocupante es el alto porcentaje (3 de cada 10) que afirma no usarlo en vías urbanas y el gran número (6 de cada 10) que «pasa» de él cuando viaja detrás.

La Rioja presenta la media de utilización más alta (93,65%), con Asturias en la última posición (80,3%). Sin embargo, frente al cien por cien de los navarros que asegura llevarlo en autopista, La Rioja da el menor porcentaje (94,49%), tanto en esas vías como en carretera (94,49%), donde son los murcianos (98,98%) los más disciplinados.

Extremeños (47,78%) y castellano-manchegos (32,6%) ocupan los extremos en su uso en las plazas traseras. Trasponiendo a la realidad española el cálculo del European Transport Saferty Council (dependiente de la Comisión Europea de Transporte), si en España el uso del cinturón estuviera en los niveles de Suecia, Reino Unido o Alemania, más de 800 vidas se salvarían cada año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *