¿Cómo puede la tecnología ayudar al negocio a crecer?

Tecnología

Con la llegada de la Navidad, de fin de año, abundan los textos con consejos de regalos, tecnológicos o no. En la mayoría de las veces, se les aconseja regalos “imposibles” o que se alejan de lo que son las expectativas reales de los destinatarios, o de la cartera de la mayoría.

Puede la tecnología ayudar al negocio a crecer

Después de tantas novedades, queda la duda: ¿cómo puede una empresa aprovechar las nuevas tendencias?La modernización, además de aumentar la productividad, da una fuerte contribución a la autoestima de los empleados.

La primera gran dificultad que las empresas tienen es identificar de qué forma determinada tecnología puede ayudar al crecimiento del negocio. Muchas veces es fácil de percibir. Una empresa de entregas, por ejemplo, fácilmente comprende las ventajas de los drones y de todas las tecnologías asociadas, como el refuerzo de las comunicaciones, la red 5G. Pero no siempre las cosas son tan obvias.

Hay tecnologías que aparentemente no tienen nada que ver con un negocio pero que, de forma indirecta, pueden afectar (positiva o negativamente). Por eso, es importante mantener los ojos en las nuevas tendencias y un enfoque crítico a todo lo que se trata de evolución.

No se pide, ni será ese el modelo ideal, a un gestor que se enfoca en algo que sale completamente de su área de actuación, corriendo el riesgo de desencadenarse del principal objetivo: el negocio. Pero hay que estar atento y contar con socios especializados en la materia para ayudar a hacer la caminata tecnológica.

La necesidad de modernización será uno de los puntos consensuados a todas las empresas.Nuevos equipos y tecnología que permiten acelerar procesos son uno de los pasos cruciales para la competitividad. Una conexión a Internet más veloz, lo hace todo más ágil y reduce sustancialmente los picos de estrés en el equipo.

Los equipos más recientes, con mayor capacidad de procesamiento, ayudan a hacer todo más rápido. En este capítulo, es fácil hacer las cuentas: si un proceso tarda 10 minutos, pero debido a la lentitud de un ordenador lleva 20, reduce la productividad en al menos el 100%. Porque, a añadir a la lentitud del aparato, existe toda la carga de estrés que se va acumulando en el usuario (el colaborador).

La modernización, además de aumentar la productividad, da una fuerte contribución a la autoestima de los empleados. Pero hay que apostar también en la formación de los colaboradores, mantenerlos en la cima de la sabiduría. No sirve de nada apostar a una tecnología que después nadie domina.

Cuando se trata de una empresa, las cosas se hacen aún más complicadas. ¿Qué puede un gestor, en nombre de su empresa, desear? Al igual que a nivel personal, la salud, el éxito y la felicidad deben aparecer en la parte superior de las listas. Pero, incluso valorando el componente menos materialista, hay regalos que pueden ayudar a alcanzar algunos de estos deseos.

Deja un comentario