La importancia del Deporte en los niños

Tecnología

Existe la creencia generalizada de que hacer deporte es bueno para la salud de los niños. Por este motivo, cada vez más padres apuestan por el deporte como medio para ocupar el tiempo libre de sus hijos, porque reconocen que transmite un conjunto de valores y virtudes.

Sin embargo, algunos investigadores en esta área cuestionan los beneficios de practicar deportes, es decir, hacer deporte puede ser bueno y malo; depende sobre todo de la experiencia de los niños. Esto significa que no basta con poner a los niños en algún tipo de actividad deportiva para que se beneficien de ella. La calidad de la práctica es lo más importante. A continuación, explicaremos las posibles virtudes del deporte.

Beneficios del deporte

Hacer ejercicio físico a cualquier edad puede aportar una serie de beneficios, no sólo físicos, sino también psicológicos y sociales.

  • A nivel físico, es bien sabido que el deporte ayuda a combatir la obesidad, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y fortalece los músculos, los huesos y las articulaciones.
  • A nivel psíquico, eleva la autoestima de los practicantes, ya que desarrolla un conjunto de habilidades que antes no poseían y mejora su aspecto físico, teniendo consecuentemente una mejor imagen de sí mismos.
  • A nivel social, el deporte es un lugar privilegiado para establecer lazos sociales de amistad, que permiten compartir sentimientos y dar al individuo el sentimiento de pertenecer a un grupo.

Por todo lo que se acaba de explicar, es evidente la importancia de la práctica deportiva para el desarrollo pleno y armonioso de los niños.

3. El deporte para los jóvenes y los niños

El deporte para niños y jóvenes está ahora organizado y guiado por el modelo de práctica deportiva de los adultos. En otras palabras, los vicios del deporte para adultos están invadiendo las actividades deportivas de los jóvenes. Una mirada más atenta al deporte para los jóvenes nos permite ver una imagen profundamente negra, basada en las actitudes incorrectas de entrenadores, atletas y padres. Es normal ver a los padres dirigiendo todo tipo de impropiedades a los árbitros, a los entrenadores que tratan a los niños como si fueran profesionales y a los jóvenes atletas utilizando un vocabulario totalmente reprobable. Estos acontecimientos nos hacen plantear algunas preguntas a las que debemos responder:

¿Cuáles son los objetivos del deporte para los jóvenes?

El deporte de los jóvenes tiene como objetivos fundamentales:

  • La adquisición de valores, porque el deporte es un contexto propicio para tales adquisiciones.
  • En el deporte su hijo puede aprender:
  • El valor de la salud, porque el deporte exige un estilo de vida saludable;
  • El valor de la cooperación, porque en un deporte de equipo los objetivos sólo se pueden alcanzar cuando todos trabajan juntos en un proyecto común;
  • El valor del respeto, o reconocer que todo el mundo comete errores y que lo más importante es apoyar a los colegas en los malos tiempos, para que los colegas hagan lo mismo;
  • El valor de la Amistad, porque la práctica del deporte favorece la posibilidad de hacer amigos;
  • El valor de la justicia, rechazando ventajas injustificadas y reconociendo en el adversario un elemento indispensable sin el cual no hay competencia;
  • El valor del multiculturalismo, porque en la práctica del deporte, los jóvenes compartirán el mismo espacio con niños de diferentes orígenes económicos y culturales, contribuyendo al respeto de las diferentes culturas;
  • El valor del Compromiso, porque aprenderán que para lograr un determinado objetivo es necesario, mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, sin los cuales nunca tendrán éxito;
  • El valor de la derrota. El deporte enseña a los niños a comprender que la vida está hecha de éxitos y fracasos y que es importante aprender de los fracasos que surgen a lo largo de la vida.

Sin embargo, para que esto sea posible, el papel de los padres es crucial.

Explíquele a su hijo que perder no significa fracasar. La derrota es una consecuencia lógica de los deportistas, ya que siempre hay tres resultados posibles: ganar, dibujar y perder. Además, la derrota nos permite reflexionar sobre lo que necesitamos mejorar;

Dile que la victoria es un estado de transición, en otras palabras, si ganamos hoy, podemos perder mañana. Esto significa que usted debe enseñar a su hijo a ser humilde en las victorias, respetando a sus oponentes.

Deja un comentario